jueves, 17 de julio de 2014

Johnny Ramone - Commando (reseña)


Decía Paul Stanley de Kiss, cuya biografía comentaremos dentro de algunas semanas, que este tipo de libros suelen ser "una carta de amor al autor escrita por el autor". Johnny Ramone no iba a defraudar a sus fans pero sí a los que pensaban que el guitarrista que cambió el rock iba  a informar de asuntos de su vida privada que dieran la cuerda necesaria a los buitres de siempre. Nada más lejos de la realidad. El libro es una canción de los Ramones pero en forma de páginas con fotos.


Johnny pasa casi de puntillas por su infancia para entrar en su etapa del CBGB comentando tanto lo bueno como lo malo de una banda irrepetible. Así, leemos que el guitarrista odiaba a Joey, no soportaba a Dee Dee ni a Marky y con el único que se llevaba bien era con el recientemente fallecido Tommy Ramone. Decimos que el libro es como una canción de los Ramones porque escribe igual que componía. Brevedad, concisión, duro y a la encía. Y lo mejor del caso es que critica duramente ciertos discos del grupo, ciertas actitudes y ciertas formas de hacer las cosas que jamás le convencieron. 


Lo que nos queda claro, porque lo repite en varias ocasiones, es que tenía en mente ahorrar un millón de dólares y retirarse y así fue. Sólo hay un hueco para la emotividad al comentar la enfermedad que le mató. La coda con un comentario devastador de sus discos demuestra que el legendario guitarrista se metió en esto para ganar dinero y para demostrar, y vaya si lo hizo, que los tenía como el caballo del Espartero. Gabba gabba hey!


No hay comentarios:

Google reader

Add to Google Reader or Homepage