jueves, 3 de julio de 2014

Judas Priest - Redeemer of Souls (crítica)



Hacer una crítica de un disco de Judas Priest para mí es intentar analizar de forma objetiva, por más que me cueste al ser fan de la banda desde hace décadas, su trabajo. Venimos de un disco conceptual que va ganando con los años y de una gira triunfal en la que han repasado toda su discografía. Lo único "nuevo" es que K.K. Downing no está en el grupo y eso significa que el 50% del sonido depende del nuevo guitarra. ¿Estará a la altura?



DRAGONAUT

Tema de apertura que ya habíamos escuchado en uno de los adelantos que el propio grupo colgara. De los mejores del disco y con unos Judas tal y como nos esperábamos. Metal clásico al 100% con un bridge que nos recuerda a los grandes temas de la banda.

REDEEMER OF SOULS

Otro tema que ya conocíamos y que sigue funcionando a la perfección. Medio tiempo clásico con un Halford que suena demasiado a su carrera en solitario pero que logra convencernos con una melodía perfecta para este single.

HALLS OF VALHALLA

El comienzo del tema nos va avisando de que estamos ante uno de esos cortes que sólo pueden firmar Judas Priest. Introducción larga e in crescendo para una canción que retoma la senda sonora de varios clásicos del grupo. Halford en estado de gracia desde el primer momento, el grupo a tope y de nuevo ese sonido más a Halford en solitario que a Judas. ¿Será por la ausencia de Downing? Nos sorprende que hasta el grito de Rob sea más parecido a lo que hace en directo que a lo que solía hacer en el estudio. Buena canción pero las ausencias son demasiado importantes, eso sí, el bridge es otra clase magistral de Rob que afronta el final del tema como sólo el Metal God puede hacer.

SWORD OF DAMOCLES

Faulkner se saca de la manga un riff con pinceladas blues, la melodía vocal es bastante interesante y puede recordar a discos de los setenta, poco a poco vamos llegando al estribillo, una joya, y la banda interpreta un metal más tranquilo pero con una importante dosis de caña. Otro bridge de los setenta con un Halford cantando en un tono muy alto y luego recibiendo la leña por parte del grupo, brillante. El corte sigue creciendo y creciendo hacia su gran final. De lo mejor del disco.

MARCH OF THE DAMNED

Otro de los temas que ya habíamos escuchado y que muchos comparan con "United" de British Steel. Si las comparaciones siempre son odiosas en este caso más todavía. Tema flojo que no convence y que les puede servir para las emisoras de radio.

DOWN IN FLAMES

Riff progresivo para empezar, medio tiempo de nuevo en el que Rob vuelve a bordarlo. La sensación general es que estamos ante uno de esos temas macarras de Judas pero que le falta un "algo" para ser redondo. Que el riff suene a Rush descoloca un poco y que luego tengamos unas melodías completamente planas también. Una pena.

HELL AND BACK

Inicio con Rob cantando una bella melodía acompañado de una acústica, entra todo el grupo con una línea de bajo interesante, poco a poco llegan las guitarras y la batería. El riff no convence demasiado y recuerda a los peores momentos de la banda. Le sigue faltando garra a una canción que bien podría haber formado parte de Turbo aunque quien tuvo retuvo y al final se marcan una melodía que podría haber estado en Killing Machine, Tipton en estado puro.

COLD BLOODED

El comienzo nos recuerda bastante al estilo de Defenders of the faith. Rob rompe el silencio con una gran letra. Tema ochentero por los cuatro costados. Los Judas más clásicos se hacen presentes en otro de los grandes cortes del disco. Parte central apoteósica con un gran trabajo por parte de los músicos del grupo. 

METALIZER

Sin piedad desde el primer momento aunque la producción deja mucho que desear en la versión de iTunes. Esto sí que es una canción de Judas tal y como esperábamos. Gran melodía vocal, caña, energía y metal clásico son los pilares sobre los que montan esta gran canción.

CROSSFIRE

Nuevo riff con toques de blues que quizás aporte mucho a la variedad musical pero que poco, o nada, tiene que ver con lo que el grupo nos había vendido de este disco. Al menos tras la primera estrofa convierten la canción en algo más digerible. De nuevo me suena más a Halford en solitario que a Judas Priest.

SECRETS OF THE DEAD

Volvemos a los Judas más clásicos. Riff potente con melodía que recuerda bastante a "Touch of evil" en un medio tiempo mejor que el corte anterior pero que deja un sabor de boca un tanto amargo.

BATTLE CRY

La introducción es 100% Tipton, el riff te destroza las meninges y la banda sigue la senda del metal más clásico, el que saben bordar y en el que no tienen rival. De los mejores temas de los últimos discos del grupo. Energía, letra para aprenderse, Rob en su mejor momento, gran estribillo, parte central brillante y todo lo que queramos indicar. Obra maestra.

BEGINNING OF THE END

Introducción con esos toques blues que venimos comentando, que terminan casi convirtiéndose en hilo narrativo del disco, pero con más forma de balada que otra cosa. Rob entra para volver a demostrar por qué es el Metal God y el corte arranca de forma pausada y tranquila y se va desarrollando como tal hasta el final del mismo. Brillante.

SNAKEBITE

El riff te da en la cara desde la primera nota y nos recuerda bastante a lo que hacía el grupo a principios de los ochenta. Tema con un vacilón importante que habría sido un gran single, Point of entry mode on.


TEARS OF BLOOD


Tipton comienza con una intro marca de la casa a la que se incorpora Faulkner. El riff es una joya, la melodía vocal otra y el resultado es que estamos ante uno de los grandes temas del disco. Estribillo importante y la banda a tope.


CREATURES


Si el riff recuerda ligeramente a "The ripper" y Halford comienza cantando en un tono muy bajo ya sabes la que te espera. El tema va in crescendo poco a poco y es un corte muy ochentero con un gran estribillo. Quizás chirría un poco el efecto metálico de las guitarras pero el resultado es bastante positivo.


BRING IT ON


Intro clásica del grupo para un medio tiempo que entronca con lo que la banda viene haciendo en estos últimos tiempos. De nuevo un tema con un buen estribillo que suena a mediados de los ochenta.


NEVER FORGET


Adiós a la distorsión, un Rob inconmensurable y cantándote al oído, un temazo que emociona por su melodía y por su letra y los Judas con un tema que ojalá incluyan en sus próximos conciertos para cantarlo con ellos ya que la letra indica eso precisamente, que nunca se olvidarán de nosotros en lo que bien podría ser el último tema del grupo.


Halford y Tipton se han cansado de vendernos que este disco era un regreso al metal clásico sin concesiones. Lo es pero sólo en algunos temas. Que una banda como Judas, que ha tenido dos años para grabar el disco, meta temas casi de relleno en un disco tan esperado no nos parece de recibo aunque lo que al principio parece "no entrar" a la primera sólo necesita algo de paciencia para conquistarte.

También podrían haberse dedicado a copiarse una vez más, como hacen otros, por lo que, a pesar de lo expuesto, tenemos que reconocer que el grupo sigue arriesgando a la hora de editar un disco y que mantiene esa filosofía de los setenta que venía a resumirse en que la experimentación es más importante que nada. El disco gana muchísimo con las escuchas y se convierte, poco a poco, en uno de los más completos del grupo. Recomendable.











2 comentarios:

Anónimo dijo...

Buen aporte, no me parece para nada un mal disco, tiene varias canciones que me han gustado y una vez más demuestran que ellos son Judas Priest, los dioses del Metal

Anónimo dijo...

A mi me gusta mucho el álbum, claro que ya tengo mis favoritas y son varias, otras regulares pero que son aceptadas por mis oídos, simplemente Judas ha vuelto dando el grito de batalla de porque son los putos dioses del metal.

Google reader

Add to Google Reader or Homepage