sábado, 10 de enero de 2015

Led Zeppelin - Houses of the holy Deluxe Edition (crítica)


Si no hemos comentado las ediciones de lujo de Led Zeppelin anteriores a este disco es porque de los cuatro primeros discos de la banda está todo dicho. Personalmente pienso que Led Zeppelin son un grupo como tal y me explico. Ni Jimmy Page es un guitarrista para demasiadas florituras, ni Plant es un gran cantante, ni el resto son grandes músicos por separado. Juntos forman una banda indestructible y además en este disco, que siempre ha sido infravalorado, no sólo coquetearon con otros terrenos del rock sino que abrieron la senda para cientos de bandas y subgéneros que nacieron a raíz de cada canción. 


De hecho "The song remains the same" enlaza prácticamente con Led Zeppelin IV en lo que a energía se refiere. "The rain song" bien podría parecer uno de esos cortes acústicos con los que la banda nos deleitaba en discos anteriores pero no es sólo eso. Ahí hay formas y maneras que bandas como Guns n' Roses han usado hasta la saciedad en sus discos. "Over the hills and far away" es otro corte tranquilo y folk con una pegada comercial que luego gente como The Black Crowes han gastado de tanto usar.


"The crunge" dejó a la gente bastante fuera de lugar en el 73 pero la mezcla entre el rock y el rap hoy en día es un hecho. "Dancing days" regresa por los fueros de la banda en lo que se refiere a caña y energía. "No quarter" es el mejor homenaje al rock progresivo de la época, que le pregunten a bandas como Tool, que suele versionear este tema, si esta canción no les abrió la mente a otros terrenos del rock.

"The Ocean" es más famosa por su riff, usado por los Beastie Boys, que por otra cosa. Otro corte bastante moderno para los cuarenta y dos años que tiene. El grupo se lanzaba al abismo de la ignorancia de muchos que piensan que más allá de su cuarto disco no había nada que rascar. Esta reedición, como las anteriores, es un verdadero ejercicio de restauración sonora. 

El disco parece grabado por un grupo ayer por la tarde. El disco extra vuelve a confirmar que la banda no siempre fue bien tratada por los productores. Este clásico debería convertirse, si amas el rock más moderno o el más clásico, en uno de tus discos de cabecera para este 2015. Compra obligatoria.

No hay comentarios:

Google reader

Add to Google Reader or Homepage