martes, 28 de enero de 2014

Primal Fear - Delivering the black (crítica)



Regresa al panorama musical una banda mítica que nos ha dado muchas alegrías y que se enfrenta al reto de repetirse o bien cambiar a pesar de que algunos fans se pierdan por el camino. Según las entrevistas previas a este lanzamiento el grupo habría intentado no cambiar la dirección sonora de sus temas. Ahora saldremos de dudas.




"King for a day" es un corte de metal clásico con efectos que nos suenan bastante y con la sombra de Judas Priest, una vez más, sobre la banda, gran tema de apertura. "Rebel faction" es un corte más duro que el anterior y mucho más rápido, la banda a tope, las ideas intactas y el sello del grupo en lo más alto, otro temazo. "When Death comes knocking" es un medio tiempo que les ha servido de single y que tiene todos los visos de convertirse en un corte que en los conciertos se cantará a voz en grito. Ciertas pinceladas de Manowar y del propio sonido de la banda convierten al tema en el más "comercial" del disco.

"Alive & On Fire" nos lleva a los ochenta con un corte en el que no falta ningún cliché del metal más clásico, enorme.  "Delivering the black" es otro corte rápido que no te deja respirar, nos recuerda bastante a lo que hace Halford en solitario e incluso a Helloween con Kiske. "Road to asylum" tiene un riff bastante cañero que nos lleva de la mano a un corte rápido con todos los ingredientes necesarios no para pasar a la historia del metal pero sí para agradar. "One night in december" es, de lejos, el mejor tema del disco. Riff con dobles guitarras, estructura del tema bastante clásica, apoyo de teclados para hacer la canción más épica todavía y unas ganas indiscutibles de bordar una canción mágica.

"Never pray for justice" tiene un riff de los Maiden de los años 80 y un desarrollo similar aunque con la marca Primal Fear, levantan el pie del acelerador en un corte que parece sacado de la NWOBHM. "Born with a broken heart" es la balada del disco, cuenta con la participación de la cantante de Leave´s eyes, Liv Kristine. "Inseminoid" cierra el disco con un riff a lo Helloween, power metal a tope para un broche de oro. 

La banda ha grabado un disco digno, bien producido y con temas que siguen recordándonos a otras bandas.Quizás ese sea el sello del grupo, el llevar pinceladas de otras bandas, pero pensamos que deberían experimentar algo más con su propio estilo musical y no acercarse tanto a los parámetros establecidos por bandas clásicas. Aun así, el disco es un gran trabajo de metal clásico y eso siempre se agradece. Los fans estarán contentos, los que esperan algo novedoso mejor que ni lo intenten. Recomendable.


No hay comentarios:

Google reader

Add to Google Reader or Homepage