lunes, 25 de octubre de 2010

Los Suaves (Razzmatazz 2, 22/10/2010) (crónica)




Comenzaba la tarde a las puertas de Razzmatazz con el Pepe´s Bar lleno hasta la bandera, 3 jóvenes, un viejo rockero y un servidor a las puertas de la sala mientras veíamos al dueño del citado garito controlando cómo el hombre mayor de siempre y un chaval argentino intentaban vender camisetas piratas de Los Suaves y también como dos personas iban ganando posiciones con sus neveras para vendernos cerveza fría.

Tras entrar en la sala y comprobar el aumento considerable de precio en el merchandising, el que les habla se colocó al lado de la mesa de iluminación y antes del show ya pude ver el set list. Ahí vino mi primer chasco, tras ver al grupo en diciembre de 2009 en la sala Apolo me esperaba algún cambio que sólo llegó con Frío como una llave, la parte instrumental de Miau miau y poco más.


Pero vayamos por partes. Tras estar escuchando un buen rato a Zz Top y comprobar que los dueños  de los bares de las salas de conciertos siguen pensando que la gente es millonaria, comenzaron a tocar, con un cuarto de sala, Luz Verde. El grupo argentino supo estar en el escenario y derrochó un rock entre Calamaro y el rock sureño dejando un buen sabor de boca y avisándonos de que el sonido sería, tristemente, el gran protagonista de la noche. 

Tras el concierto salió Cereijo a preparar sus amplis, como suele hacer, y comenzó el concierto con la sala a reventar. El sonido era demasiado fuerte, cada golpe de bombo te sacudía el pantalón y aquello se convirtió en un desastre sonoro que, si bien suele ser normal en las primeras canciones de los conciertos, no logró enmendarse.

Recuerdo a un tío que se acercó al de iluminación para comentarle esto pero la mesa de sonido estaba en el centro de la sala y el concierto no mejoraba. Es decir, podría decirse que estábamos viendo a un grupo mejor que nunca, muy entregado, a un Yosi INMENSO y el sonido estaba echando a perder que la gente conectara con las canciones hasta pasados 20 segundos del inicio que era cuando nos dábamos cuenta de qué carajo estaban tocando. De todo lo que dijo Yosi sólo se le entendió la presentación de Malas Noticias.

Fernando y Alberto tuvieron serios problemas con el sonido. En un tema Cereijo se fue al backstage para la sorpresa de Yosi que le preguntó a Charly que dónde estaba. Alberto volvió con otra guitarra y todo arreglado, no pasó lo mismo con Fernando a quien se le entiende el cabreo con el cable de su guitarra, que provocó varios problemas serios de sonido, su gesto de rabia al tirar del cable para desconectarlo y su técnico de rodillas intentando arreglar ese desaguisado resumen a la perfección lo que sufrió el guitarrista. Desde ese momento su guitarra sonó perfecta.

No tocaron Si Pudiera y el resto fue el set list de siempre. En parte está bien tocar siempre lo mismo pero no tanto que la coreografía de las banderas, el confetti y toda la parafernalia conviertan un concierto del grupo en algo estilo AC/DC. Me explico, con los australianos es lógico que todo esté milimetrado ya que estamos hablando de un espectáculo con mucha implicación técnica, Los Suaves son nuestros y se echa de menos muchísimas canciones, cambio de orden al menos en las que tocan, sorpresas y cosas así. El grupo, insisto, se entregó hasta reventar y Yosi terminó reventado. Los guitarras excelentes, Charly conquista a la peña con su sonrisa y controla que cantemos bien y Tino es el mejor batería de España. Quizás sólo nos queda esperar a la prometida gira con temas de los tres primeros discos. Ojalá que no sea lo último que hagan. El gato sigue vivo y Barcelona fue testigo de que las siete vidas de Los Suaves van a dar mucho rock en los próximos lustros. Enormes.

3 comentarios:

David González dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Bechamel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
David González dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Google reader

Add to Google Reader or Homepage