martes, 27 de octubre de 2009

Slayer,World Painted Blood (crítica)

El lanzamiento de un nuevo disco de Slayer siempre es una fiesta para sus fans. Empeñados en seguir la senda del metal más duro, han conseguido labrarse un nombre que está escrito con letras de oro en el libro de la dureza, las letras críticas y la música asesina. Este disco les devuelve al estrellato gracias a su sonido que mezcla lo mejor de distintas obras maestras que la banda firmara hace años. World Painted Blood es un tema que recuerda a cualquiera del Seasons in the Abyss(su mejor disco). Unit 731 comienza demostrando por qué grabaron el mítico Reign in Blood y nos demuestra que para hacer un buen tema de speed metal sólo hace falta querer hacerlo.

Snuff comienza con Hanneman haciendo un solo marca de la casa que le devuelve Kerry King para desembocar en un riff endiablado de los tiempos del Seasons, uno de los mejores cortes del disco. Beauty Through Order comienza con esos acordes grandilocuentes, medio tiempo a lo Port Mortem que va degenerando en la voz de Araya que va casi recitando la letra hasta que la canción explota con la rabia más pura, otro temazo. Hate Worldwide es uno de los temas que ha estado sonando como adelanto y recuerda a cualquier clásico del grupo. Public Display of Dismemberment contiene los ingredientes del speed más endiablado, otro tema que podría haber estado en el Reign.

Human Strain comienza también con un medio tiempo, con tranquilidad, con acordes marca de la casa (recuerda a Mandatory Suicide) y el tempo se va acelerando hasta conseguir convertirse en un temazo. Americon tiene un inicio casi comercial, parece sacado de uno de los grupos de punk de El Corte Inglés, el tema es pegadizo aunque en su próxima visita a España me gustaría escuchar a la peña gritando lo que escucha (el maricóooooooon). Psycopathy in Red se ha intentado vender como el Red Skin Mask de este disco pero no tiene nada que ver, es otro tema de speed metal al 100%. Playing with dolls retoma el inicio lento, el recitado endiablado de Araya para ir subiendo de intensidad con la inclusión de cada instrumento, el resultado ya se sabe: un medio tiempo para la historia. Not of this God viene a ser el broche de oro con un tema clásico del grupo que quizás no aporta demasiado en comparación con los demás pero eso es sólo hasta el bridge musical, de lo mejor del disco con un riff con pinceladas Sabbath.

La labor del grupo es enorme, Lombardo usa el doble bombo con la maestría habitual y las composiciones nos devuelven a unos Slayer que aún tienen mucho que decir. Discazo.

No hay comentarios:

Google reader

Add to Google Reader or Homepage