viernes, 24 de mayo de 2013

Black Star Riders - All hell breaks loose (crítica)


Los miembros de Thin Lizzy que quedaban tras la muerte de Phil Lynott  (Scott Gorham, Brian Downey y Darren Wharton) decidieron hacer una gira acompañados de Marco Mendoza, Ricky Warwick y Vivian Campbell. Tras varios cambios en la formación y una gira histórica, decidieron que había que grabar un nuevo trabajo pero no bajo el nombre de Thin Lizzy, por respeto a Phil, sino como Black Star Riders. Tan sabia decisión, en lo que al respeto al mito del rock se refiere, se ha reflejado en un álbum que es el primero de una banda de veteranos que prometen darnos muchas alegrías.




All Hell Breaks Loose

Abrimos fuego con un riff a lo "Massacre" que nos enamora  a la primera. Warwick demuestra que a nivel vocal está cerca de Phil y el resto de la banda muestra sus galones a la perfección.  



Bound for Glory

Fue el primer single y puede ser el "The boys are back..." para la banda. Lo tiene todo, melodía pegadiza, elegancia y rock. Grande.




Kingdom of the Lost  

Segundo single del disco que siempre nos recordó a ese clásico que es "Black Rose". Es posible que se pasen de comercialidad en el estribillo pero seguro que Phil estaría más que satisfecho de esta gran canción. Clásico desde ya.




Bloodshot  



Riff bastante poderoso de un corte que suena muchísimo a "Jailbreak" en lo que a espíritu del mismo se refiere. Brillante estribillo una vez más, desarrollo imponente

Kissin' the Ground

Inicio más hard rock que los anteriores con un toque setentero que se agradece enormemente. Vuelven a sorprender con el estribillo y quizás se echan en falta esas dobles guitarras clásicas del grupo aunque el tema tiene una pegada impresionante y en el bridge los guitarras se marcan un solo de guitarra histórico.





Hey Judas

Inicio acústico a lo "Cowboy song" que no tarda en tornarse en un riff incluso parecido al de la citada canción. Nueva melodía de guitarra histórica y otro temazo para enmarcar con todo el espíritu de Thin Lizzy. 



Hoodoo Voodoo

La batería nos introduce un riff vacilón y de los setenta que le da al tema un aire más que familiar. Esa guitarra entrecortada, Warwick en estado de gracia, letra magnífica y mucho ritmo convierten este corte en un más que probable tercer single. Enorme.



Valley of the Stones  

Riff bastante duro con una escala perfecta. La evolución del corte le convierte en una de esas gemas escondidas del disco. Posiblemente de lo mejor de este álbum por su pegada, las ganas del grupo y los kilómetros recorridos que derrochan en cada corchea.




Someday Salvation  

Si tras tres acordes te meten una melodía a doble guitarra y luego se marcan una melodía bastante familiar con unos coros magníficos se nos vienen a la mente varios clásicos de Lizzy. Otro corte magnífico que sólo puede firmar un grupo como éste.



Before the War

Inicio andante para un corte que desde el título nos anuncia grandes cosas. No defrauda en absoluto y el corte se convierte en otro clásico a la altura de otros tantos de la banda. Mucho de Gary Moore, aparte de por la conexión con uno de los grandes discos del guitarra, y mucho de Phil en un corte en el que la banda derrocha clase y elegancia. Obra maestra.
  





Blues Ain't So Bad 

Corte que recuerda mucho a la etapa de "Thunder and lighting" pero que tiene su propio punto. Genial broche de oro y más que curiosa la forma de desarrollar el tema.

¿Podrían haber editado este disco bajo el nombre Thin Lizzy? Pues sí y no habría pasado nada. Quizás por eso Black Star Riders no sólo son un gran grupo sino unos caballeros. Sin duda alguna suena a Lizzy al 100%, Gorham era el músico de la banda, pero "empezar" una carrera nueva supone un gesto de honestidad poco visto en el rock. Gran disco que será recibido como agua de mayo por los fans del eterno irlandés. 


No hay comentarios:

Google reader

Add to Google Reader or Homepage