domingo, 29 de abril de 2012

Jethro Tull´s Ian Anderson - Thick as a brick 2 (crítica)

 
Ian Anderson decidió hace un año grabar la continuación de su legendario disco Thick as a brick. La idea era contarnos cómo sería 40 años después Gerald Bostock, el niño protagonista de la historia. Sólo Anderson queda en la formación que ha grabado esta secuela que ya os anunciamos que es lo mejor que ha grabado el músico desde Crest of a knave (1987).


From A Pebble Thrown 
Inicio enigmático para un tema que empieza de forma similar al TAAB1. La voz de Ian no está para muchos trotes pero este corte engancha a la primera. Escalas imposibles, guitarra acústica y rock elegante para adultos en un tema de apertura fantástico. 

Pebbles Instrumental 

Instrumental donde aparece la flauta siguiendo la melodía del tema anterior. Nos recuerda al material de Anderson en solitario pero tiene una calidad inmensa. 

Might-have-beens 

Tema de transición donde Ian recita la letra en solitario. 

Upper Sixth Loan Shark 

Inicio acústico, como sólo Anderson sabe hacer, para un tema tranquilo marca de la casa y que está a la altura de la música acústica de Jethro. Espectacular. 

Banker Bets, Banker Wins 

De los mejores temas del disco. Se repite la melodía que sirve de hilo narrativo al disco, inicio acústico, pegada de rock en toda la cara, Ian en estado de gracia y un grupo perfecto para una obra maestra. 

Swing It Far 

Uno de esos temas clásicos del grupo en el que se recita la letra de la canción sobre una música de nana para luego cambiar el registro e ir convirtiendo el corte en un nuevo clásico del grupo. Instrumentación excelente, efectos de voz, letra perfecta y final retornando al principio. 

Adrift and Dumfounded 

De nuevo la acústica, de nuevo una obra maestra y otro de los mejores temas del disco. Rock para adultos en estado puro con todos los elementos de Tull y Anderson por el mismo precio. De pelos de punta. 

Old School Song 

El Hammond te satura los altavoces, la flauta de Anderson te acaricia y el tema se convierte en una especie de nuevo "The Whistler". Absolutamente magistral en todo. La voz recibe un tratamiento especial y el desarrollo musical convierte al corte en una obra maestra. 

Wootton Bassett Town 

Regreso a la melodía principal para un tema que recuerda mucho a "Heavy horses" pero que mantiene los parámetros de calidad ya expuestos. Gran trabajo de los músicos para una joya. 

Power and Spirit 

Un piano le sirve a Ian de base musical para iniciar una canción en la que se acompaña de la acústica y de percusión preciosa y precisa. Otro corte acústico que recuerda a los tiempos de "Minstrel in the gallery". Puro rock y mucha clase. 

Give Till It Hurts 

Nuevo tema acústico pero distinto. Ritmo casi country para un corte en el que Ian destapa el tarro de las esencias a nivel musical y letrístico. Otra gema. 

Cosy Corner 

Instrumentos de viento sirven de base al recitado de Ian. Shunt and Shuffle Los que piensan que Anderson pasa del rock que escuchen este corte. Pinceladas a lo "Locomotive breath" y nueva clase de elegancia para una canción magnífica. 

A Change of Horses 

Canción que Anderson ya había probado en directo antes de grabarla. Para muchos es el mejor tema del disco y para un servidor también está entre los mejores. Inicio tranquilo e instrumental, pasaje con voz, bridge, escalas y rock progresivo en estado puro. Uno de los diamantes de este magnífico trabajo. 

Confessional 

Un clavicordio nos da la bienvenida para el tema más Tull de los setenta del disco. Muchas pinceladas de los discos del grupo en los años ochenta y la esencia de los años setenta. Histórico. 

Kismet in Suburbia 

Vuelve la melodía base para un corte magnífico de rock donde el grupo vuelve a demostrar ser el perfecto abrigo para el genio de Anderson. 

What-ifs, Maybes and Might-have-beens 

Cierre magistral donde se desarrolla tanto la melodía principal como todos los géneros tocados en el disco. Se diría que es un tema puzzle hecho con las piezas del propio disco. El punto final con el inicio de "Thick as a brick" nos deja con ganas de muchísimo más. 

Poco más hay que añadir aunque sí habría que preguntarse muchísimas cosas. ¿Por qué Ian Anderson lleva 20 años editando discos buenos pero no tanto como éste? Si es capaz de grabar esta obra maestra ¿por qué no lo ha hecho antes? Intentaremos preguntarle todo esto en los cinco conciertos que prepara para el mes de julio en España. Hasta entonces a disfrutar del disco y ya en directo de ambos trabajos. Obra maestra de obligada adquisición.

3 comentarios:

David González dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Bechamel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Damián dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Google reader

Add to Google Reader or Homepage