jueves, 1 de julio de 2010

Rosendo, A veces cuesta... (crítica)



Con el difícil propósito de rizar el rizo se presenta el tío Rosendo ante nosotros una vez más. El disco ha sido definido por él mismo como muy "básico" en lo musical y no le falta razón pero aquí hay mucha tela que cortar, muchos cambios y muchos guiños a su propia discografía. El disco es un compendio del mejor Rosendo y abre las puertas a nuevos caminos musicales.





Mala tiña


Un inicio con efectos nos mete en un riff clásico con una letra bastante machacona y con una de las mejores letras del artista. Gran tema de apertura con sus clásicas rimas y con bastante más caña que en otras ocasiones.




Tú que... yo que...


Clásico single de Rosendo con rima fácil, melodía vacilona y temática distinta. Otra manera de ver lo que ocurre en las parejas.




Amaina tempestad


Riff que me recuerda un poco al de Sólo heridas y que es el mejor del disco para mí. La letra es simplemente un documento histórico de lo bien que escribe Rosendo y de cómo se pueden decir las cosas. Cuántas veces nos hemos preguntado eso de "Al menos una vez hacerlo a mi manera, a ver si sale bien".


Amenaza desastre


Efectos de sonido para introducir este tema que rompe con un ritmo muy Leño gracias al enorme Eugenio Muñoz en la producción. La forma de cantar me recuerda a Hasta de perfil, uno de los mejores temas del artista, y la chulería de la letra se nos antoja genial.


Contigo mismo


Ritmo pesado con pinceladas del ¿De qué vas? pero con una letra bastante currada, como es habitual, en la que Rosendo recita de una manera vacilona y toca narices. Seguro que esto se lo podemos cantar a un buen puñao de gente que conocemos. Enorme.


La cera que arde


Tema sin distorsión que podría ser una balada pero que no lo es. Rosendo canta, sí canta no chilla,  con una melodía preciosa, con un solo de guitarra que te entra por las venas y que convierte al tema en un clasicazo con pinceladas reggae y con una letra para enmarcar.


Angelitos


Riff a la antigua usanza, un poco a lo Crucifixión, que me recuerda a los antiguos discos del tío Rosendo. Recitado con mala leche, a lo Por cierto,  en una canción de las que se quedan en la mente.


A moco tendido


Ritmo arrastrado con pinceladas agudas para un corte en el que el bajo gana bastante protagonismo y otra letra de las que uno tararea tras varias escuchas. Otro temazo.


Rompe la cadena


Tema acústico compuesto por el Rodrigo Mercado, hijo del maestro. La acústica y la voz de Rosendo hacen buenísimas migas y la letra es otra obra maestra para un tema que no deberían dejar de tocar en directo.


Ni gozo ni calvario


Corte estilo Del Pulmón por el vacileo característico del maestro. Letra de las de siempre y otro corte para la historia.


A veces cuesta llegar al estribillo


Riff que me recuerda mucho, aunque con otro tempo, al Vamos muy bien de los Obús, luego todo cambia en el estribillo y en el solo, con recuerdos del Flojos de pantalón. Broche de platino para este disco.


Es ya un tópico decir que esto es un discazo, que si es una obra maestra o todo lo que queramos decir. Rosendo no es sólo el Jefe porque lleve 40 años en la música o por su maestría, últimamente está en racha y desde que ha decidido dejar que pasen unos 2 años entre disco y disco está logrando su verdadera madurez musical. Estos discos se van convirtiendo en clásicos y éste en concreto demuestra que el diseño, al estilo de la Enciclopedia Álvarez, no ha sido elegido al azar. Esto es una pequeña cartilla para músicos de rock que quieran saber de qué va lo de hacer un gran disco de rock. Esto es una enciclopedia de la propia música de Rosendo en la que se puede ver una muestra de su versatilidad. Clásico del rock patrio desde ya mismo.

No hay comentarios:

Google reader

Add to Google Reader or Homepage