martes, 13 de febrero de 2007

La pérdida de la fuerza

Es curioso que la mayoría de los grupos del panorama metálico hayan pasado por esto. Me refiero a la pérdida progresiva de la velocidad (o caña si lo prefieres) en sus temas. En cuánto sacan un disco que se vende mejor que los anteriores siguen esa senda para verse obligados, al cabo de dos o tres discos más, a volver al redil que les alimentó. Evidentemente, es muy goloso tener más cobertura mediática y hacer giras más largas que nunca, pero el precio que se paga es demasiado alto. Podríamos recordar a los Maiden del 7th son que se reencontraron con el Brave New World (con tintes progresivos). Lo mismo les pasó a Judas con Turbo, aunque arreglaron la pifia con el histórico Painkiller. En el panorama nacional no cambia mucho la cosa. Mientras Fito se forra haciendo la música que quiere, los fans de Platero le miran con ojos biliosos sin entender demasiado bien qué pinta una lata de Coca-Cola gigante en sus conciertos y porqué ha descuartizado el himno de Extremoduro Deltoya. En fin, que el hambre es mú mala y que se entienden estos giros tan bruscos, pero nunca deberían olvidar a los que les damos de comer durante más años y no sólo durante la gira del disco en cuestión.

2 comentarios:

Javo dijo...

Eso que comentas le ha sucedido a multitud de grupos, mira Helloween despues de los Keepers...

Javo dijo...

Eso que comentas le ha sucedido a multitud de grupos, mira Helloween despues de los Keepers...

Google reader

Add to Google Reader or Homepage