domingo, 3 de diciembre de 2006

¿Quién es peor?

Resulta que en un bar de Sevilla el dueño echó a dos homosexuales a la calle porque se estaban dando el lote. Quiero aclarar que a mí nunca me ha importado con quién se acueste cada cual siempre y cuando se respete la libertad sexual de todos. Por lo visto, la pareja empezó con besos y siguió con acercamientos a la bragueta mutua lo que molestó a la clientela habitual que terminó forzando al dueño a llamarles la atención. Una vez que les dijo porqué no os calmáis un poco la pareja se abalanzó sobre el camarero al que tildaron de fascista de manera automática. Es curioso, pero no creo que en tiempos del fascismo tuvieran oportunidad nisiquiera de salir a la calle a pasear juntos de la mano. Creo que ahora tienen una sociedad mucho más tolerante con ellos ya que, al fin y al cabo, todos somos iguales. Pero con esto pasa como con la inmigración. Es decir, si alguien que no ha nacido en España hace algo mal (por ejemplo, colarse en una cola enorme, algo muy habitual en algunos de ellos) y algún español le recrimina eres un racista de manera automática. Si el que se cuela es español da lo mismo, ellos serán los primeros en decirle que vaya cara tiene, hijo de puta...etc. sin problema alguno. Lo mismo pasa con los homosexuales, si uno va con su novia por la calle y le da el calentón y se lanza como un jaguar sobre una gacela no creo que falte alguien que te diga aquello de: ¿no tenéis coche?, para eso se hicieron los hoteles...etc. Eso sí, si se lo dices a una pareja homo no faltarán los fascista, y las miles de asociaciones que te buscan un lío por menos de nada. Ni calvos ni con dos pelucas señores que ya no sabe uno si hablar o no en este país que, según dicen, es libre. Como diría el enorme Evaristo Páramos: le llaman democracia y no lo es...

No hay comentarios:

Google reader

Add to Google Reader or Homepage