domingo, 3 de diciembre de 2006

El secreto del líder.

Nunca he sabido, ni sabré, dónde radica su secreto. Tras más de dos décadas en la escena musical española, el tío sigue manteniendo el tipo y sabe cómo hacer las cosas. Lo que más me llama la atención es que, al contrario de los de su generación, siga siendo íntegro y sin venderse a los medios. El mes que viene le caen 46 años de los que la mitad ha dedicado a la música, o, mejor dicho, a escribir letras que casi todos nos sabemos de memoria y que nadie como él sabe interpretar. Su presencia en escena es absoluta, cuando te encuentras a gente como él por la calle nunca te puedes llegar a pensar que esa persona sería capaz de hacer saltar a cuantas personas se le pongan delante. Su furia, ironía, fuerza, muecas y clase le hacen, por derecho propio, un verdadero icono del rock nacional. Su primer grupo es el pilar más importante sobre el que se han ido cimentando grupos que El Corte Inglés ha adoptado como suyos. Luego tuvo más proyectos musicales y desde hace un tiempo sólo uno. Cada canción, cada disco refleja una nueva arista de cómo ve el percal el maestro. O mejor dicho, el líder. Imagino que su secreto es hacer siempre lo que quiso hacer. Ya lo dice una de sus canciones: Viví mi vida a mi manera, no me dejé domar, jugué a mi propio juego, me fuera bien o mal. Efectivamente, hablaba del mítico Evaristo. Larga vida a Gatillazo y que no se apague nunca su furia ni la mala ostia de su generación.

No hay comentarios:

Google reader

Add to Google Reader or Homepage