viernes, 5 de marzo de 2010

Accept-Staying a life (crítica)



Accept siempre han sido uno de los mejores grupos de heavy metal. Desde sus inicios optaron por la rudeza en su sonido y por no "evolucionar" hacia los territorios que grupos como Judas o Maiden estaban explorando allá por el 86 (cuando editaron Turbo y Somewhere in Time respectivamente) y ellos editaron Russian Roulette. Obras maestras como Restless and Wild (82) o Balls to the Wall (83) les catapultaron al Olimpo del metal ya que no fueron un grupo que iba a remolque de los de la NWOBHM sino que al mismo tiempo, y desde Alemania, empezaban a mostrar sus armas.

Pero el tiempo no lo cura todo, el cantante UDO entonó el hasta siempre que se convirtió en hasta luego. Y a posteriori se editó este doble CD que hoy comentamos y que es una obra insustituible y única, un must, que dicen los ingleses, en la discoteca de cualquier aficionado al metal.


Y es así porque pocos grupos pueden aglutinar clásicos como Restless and Wild, Balls to the Wall, Up to the Limit, Princess of the Dawn o Fast as a shark en el mismo disco. El sonido perfecto, la banda en su mejor época y un buen puñado de canciones a las que nadie les puede negar su calidad, su fuerza y su emoción. Porque sin imagen, sin apoyos y sin promoción los Accept fueron ganando terreno día a día hasta conseguir llegar a ser una gran banda. Eso sí, la falta de pelas para promocionarles y la apuesta de los promotores por otros grupos más "vendibles" supuso, prácticamente, el fin de esta etapa del grupo. Para los que no les conozcáis todavía, lo que me extraña, os dejamos con un clásico:

4 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Bechamel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
EdCharrúa dijo...

Restless And Wild, Balls To The Wall y Metal Heart me parecen discos fabulosos y los tres anteriores a estos no están mal. El disco Russian Roulette la verdad es que nunca me gustó. El que trabajo que publicaron con David Reece, el Eat The Heat, me gustó en su momento, pero hoy en día ya no me hace tanta gracia (eso sí, cuenta con algunas canciones muy buenas). El último disco de ellos que me ha gustado ha sido el Objection Overruled de 1993. Sin embargo, tengo ganas de escuchar lo que tienen preparado con su nuevo cantante Mark Tornillo. Espero ver algún comentario sobre el esperado Blood Of Nations por aquí. Saludos.

Google reader

Add to Google Reader or Homepage