lunes, 12 de marzo de 2007

La calle.

Ahora conquistan la calle los que echaban a los grises contra la gente que pedía libertad. Ahora usan la bandera española como arma los mismos que la usaban para tapar las fosas comunes de miles de fusilados. Ahora sólo valen las víctimas de un grupo terrorista y se olvidan de que, gracias a ellos, 191 personas fallecieron a manos de otros asesinos. Ahora han aprendido a hacer pancartas y pasean su españolismo y su hipocresía con el beneplácito de unos y el odio de otros. Ahora, cuando ya no queda tiempo, el país sigue dividido en dos partes. Amenaza tormenta y al contrario de lo que dice la sabiduría galega (Nunca llovió que no parara) se nos viene encima una inundación. La gente sigue sin tener un duro, quemando sus vidas en trabajos de mierda a cambio de una limosna que viene escrita en un papel (nómina para los empresarios). Luchen por la gente, por la que cada día tiene que luchar, luchen, políticos, por los que verdaderamente sustentamos el país. Los trabajadores de la calle, para los que tomarse una cerveza o ir al cine hace años que se convirtió en un lujo inalcanzable. Por todos los jóvenes que no pueden vivir juntos, casarse, viajar o tener hijos porque sus vidas están hipotecadas por carreras universitarias vacías, por puertas que el futuro nos cierra, por una clase política asquerosa que sólo se preocupa de sí misma. Ahora, que el tiempo se fue, luchen por nosotros y no entre ustedes.

No hay comentarios:

Google reader

Add to Google Reader or Homepage