domingo, 3 de abril de 2011

Brian Robertson - Diamonds and dirt (crítica)


Brian Robertson siempre será el guitarrista de Thin Lizzy y de los Motörhead de Another perfect day. Un largo silencio musical nos ha devuelto, con este disco, a uno de los músicos más controvertidos del rock. Su concierto en Barna con Motörhead, donde se quitó la Gibson para limpiar la primera fila a guitarrazo limpio, fue casi el punto final de su primera etapa musical. Ahora regresa con un disco que sorprenderá a todo el mundo por su calidad, su música y su estilo. 

Google reader

Add to Google Reader or Homepage