miércoles, 23 de noviembre de 2016

Metallica - Hardwired to self destruct (Crítica)



Si un grupo adelanta el veinticinco por ciento de un disco y del adelanto solo te gustan dos temas la lógica marcaría que cuatro temas no te gustarán y que los otros ocho sí. Con Metallica esto no funciona de la misma manera. Nadie como ellos ha logrado enfangar su propia historia y destrozar un legado que sigue siendo el de sus cuatro primeros discos. 

El tema que le da título al disco y "Atlas rise!", un temazo, hacen las veces de primer y segundo plato de un menú demasiado indigesto. "Now that we´re dead" es un corte falto de pegada que recuerda demasiado a la etapa Load, "Moth into flame" no nos gustó en principio, "Dream no more" empieza bien aunque no deja de ser un intento fallido de no sabemos demasiado bien qué. 

"Halo on fire" tiene esos riffs que les hicieron grandes pero que un Hetfield en horas bajas se encarga de masacrar, "Confusion" sí es una buena canción teniendo en cuenta el estado actual del grupo aunque es superada por cualquier otro corte del mismo palo de cientos de bandas, "ManUnkind" sí es una canción cien por cien Metallica, "Here comes revenge" tiene un riff de apertura demasiado similar al de los cortes anteriores y se pierde a medida que progresa. "Am I Savage?" tiene una gran intro que luego cae en el aburrimiento.

"Murder one" es un sentido homenaje a Lemmy digno de mencionar, "Spit out the bone" es el gran final y otro de los grandes cortes del disco junto al segundo de los arriba mencionados. Comprendemos que es complicado hacer un disco entero así pero es exactamente lo que el público les demanda. Ahora llegará la gira, los millones de discos vendidos y todo lo que quieran pero mucho nos tememos que nos han vuelto a dar gato por liebre.

Google reader

Add to Google Reader or Homepage